Iniciándose

Fumar pipa es un arte; así dicen muchísimos pipafumadores, esto significa que siguiendo algunas reglas básicas, cada persona luego elegirá sus mezclas preferidas, la pipa para cada mezcla, la cantidad de tabaco a usar, que mezcla fumar a determinada hora del dia o de acuerdo al clima, es decir es una actividad creativa y muy personal.

Es recomendable adquirir para comenzar a fumar por primera vez una pipa de madera de brezo y la mejor que su bolsillo permita. Una pipa con defectos de fabricación que no le proporcione buenas fumadas es muchas veces causa de que un novel pipafumador abandone la idea de fumar.
Es conveniente empezar a fumar la primera vez en una pipa recta (las hay curvas también) de 14 o 15 centímetros de longitud.
Se pueden adquirir pipas usadas en muy buen estado en alguna casa de antigüedades, de remates, ferias o también a través de internet pero en estos casos es conveniente que un fumador experimentado lo aconseje en la elección.
Si la compra de una pipa de brezo le resultara oneroso podría como alternativa adquirir una pipa de marlo (corn cob), son de bajo precio pero se fuma muy bien con ellas; como son muy frágiles suelen durar muchísimo menos tiempo que las pipas de madera.

Las pipas son fabricadas para utilizar enfriadores (a veces mal llamados filtros, son condensadores) de metal (los más comunes de aluminio), de muchísimas formas diferentes; o de filtros con forma cilíndrica y que son desechables (de 6 y 9 milímetros de diámetro).

La mayoría de los fumadores suelen elegir pipas para utilizan enfriadores metálicos, pero lo deshechan luego de la compra pues éste tiene gran incidencia en producir demasiada humedad, que perjudica notoriamente la calidad de la fumada y además dañara con el tiempo la madera de la pipa.
Más adelante será
necesario que usted tenga por lo menos tres pipas, para poder usar una de ellas durante un dia y permitirle "descansar" por lo menos dos, por razones de sabor y también para mantenerlas en buen estado.
Una pipa bien cuidada dura varias generaciones, pero eso dependerá también de la cantidad de pipas que una persona posea además del cuidado que se les proporcione a las mismas.

Las boquillas de las pipas: para las boquillas se usan principalmente dos materiales: acrílico o ebonita, el acrílico es más resistente, lucirá mejor ya que no se decolora ni se deteriora tanto como
la ebonita al morderlo, la ebonita se siente más natural al contacto con la dentadura y exige más mantenimiento. El acrílico es más utilizado actualmente.
Además de la pipa, debe adquirirse una caja de fósforos de madera, un trio (3 en 1), escobillas para limpieza y un paquete de tabaco. Existen además otros accesorios, por ejemplo cera para la madera , fundas de cuero para llevar el tabaco, la pipa y el trio; tabaqueras, piperos, escareador para el hornillo, humidores (para evitar que el tabaco se seque), etc
(
a su izq.: Escobillas)

¿Qué tabaco utilizar para empezar a fumar por primera vez?
Es conveniente comprar para empezar en una tabaquería y allí solicitar una mezcla adecuada para un novel pipafumador. Lo mejor para empezar a fumar en pipa es un tabaco aromático suave.
Como su boca podría llegar a demorar cerca de una semana en adaptarse al humo de la pipa algunos tabacos no recomendables para principiantes podrían producirle la llamada "mordida de lengua".
Las buenas mezclas sin excesiva adición de saborizantes artificiales trasmiten deliciosos
sabores y aromas.
Las mezclas más naturales suelen costar más pero queman más seco sin dejar residuos en el
hornillo que tarde o temprano produciran un sabor agrio en la pipa.
El excesivo agregado de saborizantes de las mezclas más económicas acelera el proceso de
combustión del tabaco, produce más humedad, y puede ocasionar la "mordida de lengua".
La "mordida de lengua" también suele producirse por fumar "rápido" (no aspirar en forma pausada), fumar un tabaco que se ha secado o por una pipa cargada en forma incorrecta.
El tabaco no deberá estar ni muy húmedo ni muy seco, para quitar humedad se debe retirar el tabaco que vamos a usar y dejarlo arriba de una hoja de papel (que no despida ningún olor) hasta que se le quite la excesiva humedad.
Si estuviera muy seco se deberá sacar el tabaco del envase y trasladarlo a un tazón poniéndole por arriba sin que toque la mezcla una toalla húmeda, revisar cada dos horas hasta obtener la humedad deseada, retirar del tazón y guardar en un frasco hermético.
Para conservar la humedad dentro del frasco se utilizan varios métodos, uno de los más fáciles consiste en pegar debajo de la tapa del frasco un pedazo de esponja humedecida con agua de mesa.
Cómo saber si el tabaco esta húmedo o seco:
Se toman unas pocas hebras de la mezcla, se doblan y apretan, y se sueltan sobre una mesa dejándolas caer desde más o menos quince centímetros, si las hebras al depositarse sobre la mesa se mantienen tal como quedaron luego de doblarlas y apretarlas, es una comprobación de que la mezcla está excesivamente húmeda para una buena fumada.
Pero si las hebras se fueron abriendo lentamente sobre la mesa es señal de que el tabaco tiene un grado de humedad adecuado para fumarlo.
Estando el tabaco seco, las hebras al caer sobre la mesa se separarán esparciéndose.
Si el
tabaco estuviera seco y se nos dificultara cambiarlo podemos recuperarlo humectándolo, hay varias maneras de hacerlo, la más sencilla es agregar gotas de agua destilada (agua de mesa sirve, nunca usar del grifo) y distribuirlas con los dedos en el tabaco, pero si llegaramos a agregar más agua de la necesaria, debemos dejarlo algún tiempo al aire hasta llegar a la humedad adecuada. La siguiente es otra manera de humectar tabaco seco.


Es conveniente revisar luego de dos horas de depositado el tabaco en el recipiente más pequeño y tapado el grande, y si aun no está listo, posteriormente cada hora hasta obtener el resultado buscado, de lo contrario podría el tabaco humectarse más de lo necesario, en este caso, retirar inmediatamente y dejar al aire hasta llegar a la humedad adecuada.

¿Fósforos o encendedor?
Utilizando fósforos de madera se evita totalmente la posibilidad de dañar la madera de la pipa pero pueden ser inútiles cuando fumamos fuera de casa a causa del viento, en este caso es
mejor utilizar encendedores a gas, con la precausión de dirigir la llama exclusivamente sobre el tabaco evitando dañar el borde del hornillo.

Podemos evitar el uso del escareador si cuidadosamente luego de cada fumada quitamos con la cucharita del trio la ceniza que se forme con precaución, evitando dañar la madera y no totalmente pues se debe dejar la formación del aculotado ("culotage"), una capa protectora formada por la carbonilla producida por la fumada y que evitará que la madera se queme; la misma deberá mantenerse en unos dos milímetros pudiéndose usarse para ello una cortaplumas con hoja de punta redondeada (si es necesario limarle la punta).
Importante: Durante el proceso de rodaje de la pipa el residuo de la fumada se deberá retirar con la pipa fría, posteriormente de producido el aculotado se deberá retirar en forma inmediata.

Es imprescindible el uso de escobillas para mantener limpio el conducto de la caña que comunica
la boquilla con el hornillo y para las boquillas mientras fumamos e inmediatamente después de
cada fumada.
Al estrenar una pipa se deberá efectuar el
curado o aculotado de la misma.
Como dice Richard Carlton Hacker en su libro "The ultimate pipe book":
El objetivo no es quemar o carbonizar el hornillo sino crear una fina ceniza de la hoja del tabaco que se adhiera a la madera y forme una capa protectora.
Algunas pipas adjuntan instrucciones de los fabricantes para comenzar a fumar sus pipas, es aconsejable seguir las mismas. Cuando la pipa adquirida no trae instrucciones de uso se sugiere
lo siguiente:
Las primeras cuatro veces que se cargue el tabaco en el hornillo de una pipa que se estrena deberá hacerse
hasta la mitad y las siguientes cuatro hasta dos tercios de su capacidad y no se llenará totalmente (sin llegar al borde) hasta haberse fumado por lo menos ocho veces la misma.

Sin embargo si la pipa a estrenar no ha sido pintada, barnizada o teñida y solo se le ha efectuado el tratamiento para remover la savia y otras impurezas de la madera, lográndose aumentar al máximo la porosidad del brezo, que le permitirá transpirar en forma óptima absorviendo el calor y la humedad de la fumada y evaporándo ambos rápidamente hacia el exterior a través de la pared de la cazoleta; en este caso se puede cargar el hornillo totalmente desde la primera vez teniendo la precaución de fumar de la forma más pausada posible para evitar el calentamiento excesivo del hornillo.

Para el aculotado a lo largo del tiempo ha sido recomendado a modo de ejemplo:
- Cubrir el interior del hornillo con una fina capa de miel.
- La noche anterior humedecer el hornillo con un buen ron u otra bebida alcoholica.
- Con una cortaplumas raspar las paredes del hornillo para aumentar la porosidad de la madera.
- Humedecer ligeramente con agua el hornillo utilizando un dedo antes de cargarla por primera vez.
Ninguno de los ejemplos antes descriptos son necesarios para efectuar el curado de una pipa de brezo que se estrena.

Al cargar la pipa, el tabaco antes de ser introducido al hornillo deberá desmenuzarse con los dedos y presionarlo suavemente sin apretar demasiado usando el pisón del trio y lo suficiente para una combustión lenta. El tabaco depositado en el fondo del hornillo deberá estar más flojo, más apretado en la parte superior.
Se debe probar el tiraje de la pipa mientras es cargada, pruebe aspirar y experimentar el flujo del aire; si el aire no pasa, saque el tabaco del hornillo y empiece nuevamente, si el aire pasa como si la pipa estuviera vacía, aprete más el tabaco con el pisón del trio. Si luego cuando esté fumando el agujero del humo del hornillo se obstruye utilice el punzón del atacador como se muestra en la imágen. Recuerde que el tabaco deberá estar flojo cerca del pasaje del humo.  
Si el tabaco está muy apretado la pipa no tendrá buen tiraje, el tabaco demasiado flojo aumentará la combustión y calentará excesivamente.
Se deberá intentar fumar todo el tabaco que se cargó en la pipa
casi hasta el fondo del hornillo de la forma más pausada posible, el humo no deberá llegar caliente a la boca a través de la boquilla y al término de la fumada sólo deberá quedar como residuo en el hornillo un fino polvillo (si fue posible fumar casi hasta el fondo toda la mezcla) y solo en caso de sentirse muy caliente la cazoleta deberá retirarse inmediatamente de la misma sin golpear la pipa.
Es normal que les quede un resto de tabaco húmedo sin fumar en el fondo del hornillo de la pipa a los nóveles pipafumadores.
"La primera mitad de la cazoleta (midiendo desde la base del hornillo) debe fumarse muy despacio, al contrario del mito popular, el tabaco no debe fumarse hasta el fondo a menos que el fumador tenga experiencia. El mito se disolvió cuando una fábrica de pipas de EE.UU. descubrió cuando ponía a fumar sus pipas en una máquina (para hacer pipas pre-fumadas antes de la venta) que los ultimos restos de la mezcla incrementaban la temperatura de tal forma que la cantidad de calor que circulaba por el caño de la pipa aumentaba" (Milton M. Sherman)
Al encender la pipa aplique la llama sobre toda la superficie del tabaco con la precaución de no aplicar el fuego sobre el borde del hornillo; el tabaco se levantará un poco por lo que deberá usar el pisón del trio para apretarlo, pudiéndo ocurrir que al realizarse esta acción la pipa se apague, entonces volver a aplicar la llama sobre toda la superficie del tabaco.

El humo de la pipa se degusta en el paladar sin inhalarlo a los pulmones.

Se deberá aspirar el humo de la forma más pausada posible hacia la boca sin inhalarlo a los pulmones mientras se trata de evitar que se apague la pipa, fumar de esta manera evitará el calentamiento y la humedad de la fumada. Si se apaga la pipa, debe tomarse como algo normal sobretodo cuando se está empezando a fumar en pipa, se vuelve a encender y se continúa fumando siempre de la manera antes mencionada.

Es muy importante que aspire el humo de la forma más pausada posible para evitar que se produzca un excesivo calentamiento de la pipa y un exceso de humedad, si esto llegara a ocurrir no disfrutará de una fumada fresca y además corre el riesgo que se pudiera llegar a quemar la pipa.
¿Cómo saber si la pipa que estoy fumando está demasiado caliente?
Es aconsejable utilizar el llamado
"sistema del mecánico de Savinelli" que consiste en tomar firmemente con la mano la pipa de vez en cuando y contar lentamente hasta seis, si puede hacerlo sin sentir excesivo calor en la mano puede seguir fumando, en caso contrario espere unos diez segundos antes de seguir aspirando; el sistema se llama así pues la idea le surgió a Achille Savinelli luego de una visita a su mecánico debido a que la caja de trasmisión de su auto se calentaba excesivamente, el mecánico le aconsejo que pusiera la mano arriba de la caja de trasmisión y contara lentamente hasta seis, si debía sacar por el calor la mano antes de esa cuenta era que algo estaba mal y debía de parar el motor del auto.

La imágen muestra como llenar el hornillo totalmente en una pipa aculotada, el tabaco en la parte inferior deberá estar flojo, más apretado a los dos tercios del hornillo y un poco más apretado en el tercio superior sin llegar totalmente al borde.


Nombre de las partes principales de una pipa

Cuidado y Reparaciones

Los cuidados que se sugieren no emanan de estudios científicos sino más bien de las experiencias compartidas entre pipafumadores. La primera regla para mantener una pipa en buen estado y poder apreciar en forma plena el sabor de las mezclas es no fumarla más allá de un día (si Ud. tuviera en el futuro una mayor cantidad de pipas lo ideal sería fumar durante el día en pipas distintas) y dejarla descansar por lo menos dos, esto nos obliga a tener por lo menos tres pipas.
En una pipa con rodaje, cuando empieza a aparecer humedad en la fumada, es un aviso para dejarla descansar
obligatoriamente por lo menos un par de dias.
No vuelva a cargar una pipa recién fumada que todavía se encuentre caliente.
Recuerde que periódicamente debe utilizarse un escareador o una cortaplumas para mantener el aculotado en un espesor máximo de dos milimetros apróximadamente.-
El aumento
excesivo de la carbonilla en el hornillo podría llegar a rajar la pared del mismo e inutilizar la pipa.
Esto ocurrirá debido a que el coeficiente de dilatación del culote que se forma dentro del hornillo de la pipa es superior al coeficiente de dilatación de la madera de brezo.
Nunca se debe quitar la boquilla con la pipa encendida, hacerlo luego de la fumada cuando la pipa se ha enfriado.
Al quitar la boquilla hágalo como si la misma tuviera rosca
y siempre en el sentido de las agujas del reloj, lo mismo al volver a insertarla.
En
invierno no es aconsejable salir con la pipa encendida desde el ambiente cálido de una casa a un ambiente exterior muy frío, esto podría producir la rotura de la misma.
Luego de fumada la pipa deberá dejarse inclinada con la cazoleta hacia abajo, la fuerza de la gravedad hará que la humedad vaya hacia el hornillo donde la circulación de aire la evaporará más rápidamente. La mejor manera para dejarlas reposar es un posapipa o un pipero para varias pipas.
Nunca golpee la pipa contra algún objeto duro para quitar la carbonilla o el residuo de la fumada.

Escareador (reamer) y encendedor

Una buena costumbre indica aflojar con la palita del trio y solo golpear la cazoleta contra la palma de la mano.
Aun dando a las pipas un tratamiento correcto, con el tiempo se deberán efectuar algunas reparaciones para seguir usándolas. La boquilla (llamada también pisadientes) se irá deteriorando hasta inutilizarse en el extremo donde se muerde, es normal después de unos cuantos años de uso el tener que cambiarla. La caña en el extremo donde se inserta la mecha o espiga se deteriora, a veces deja de ajustar, otras suele rajarse, la forma de repararla para que la pipa nos siga dando un buen servicio es acoplar un anillo de metal.