PIPAS DE AGUA

Se las conoce como narguile, narghile, nargilha, hookah, hookha, shisha, hubble bubble y otros nombres.

___________________________________________________

Se dice que los persas fueron los primeros en utilizar el modo de extraer humo de tabaco a través del agua, enfriándolo antes de inhalarlo. Fairholt dice que "es para fumar lo que el hielo es para el Champagne". The London Review ofrece la siguiente descripción de pipas y aparatos para fumar: "La pipa de agua de la India es la más espléndida y reluciente de todas las pipas; es una gran ocurrencia, debido a los arreglos para hacer que el humo pase a través del agua antes de que llegue a los labios del fumador, como un medio para volverlo más fresco y extraer de él gran parte de su fetidez y sabor desagradable”.
En la parte superior de un recipiente hermético, medio lleno de agua, hay un recipiente que contiene tabaco; un pequeño tubo desciende del recipiente al agua y un tubo flexible, uno de cuyos extremos se encuentra entre los labios del fumador, se inserta en el otro extremo del recipiente, por encima del nivel del agua. Siendo este el sistema, la filosofía de la inhalación puede entenderse fácilmente. El humo aspira el aire del recipiente y hace un vacío parcial; el aire exterior, presionando el tabaco en combustión, conduce el humo a través del pequeño tubo hacia el agua debajo; purificado de algunas de sus cualidades desagradables, el humo burbujea en la parte vacía del recipiente sobre el agua y pasa a través de la tubería flexible a la boca del fumador. A veces, el procedimiento se vuelve aún más lujoso sustituyendo el agua pura y sencilla por agua de rosas.

Del libro TOBACCO: ITS HISTORY, VARIETIES, CULTURE, MANUFACTUKE AND COMMERCE, WITH AN ACCOUNT OF ITS VARIOUS MODES OF USE, FROM ITS FIRST DISCOVERY UNTIL NOW. A PERSIAN WATER PIPE. Escrito por E. R. BILLINGS. 1875.

_____________________________________________________

Los persas inventaron rápidamente el modo lujoso de pasar el humo del tabaco a través del agua y así enfriarlo, antes de ser inhalado. Es para fumar lo que el hielo es para el champán. Neander en su Tabacologia (1622) presenta grabados de dos ejemplares de estas pipas, uno de los cuales copiamos. Las pipas, dice, están hechas de oro o plata para los ricos y de metal ordinario para los pobres. El tabaco se quema en la cazoleta a; el humo que se extrae a través de las perforaciones en b ; la cazoleta se coloca en otro recipiente c, a la que se le adhiere un tubo hueco que desciende hasta el fondo del jarrón de vidrio; en el exterior, el platillo, d, evita que las cenizas o chispas caigan sobre las alfombras o el suelo; e es la tapa que se ajusta a la boca del contenedor de agua de vidrio y se mantiene firme por medio de un tornillo f. El tubo g se utiliza para la inhalación; no toca del todo el agua y como se utiliza produce un vacío, que induce al humo a subir a través del agua y encontrar su camino a través del otro tubo a la boca.

El lujo del gusto oriental ha eclipsado con creces a todas las demás naciones en el costoso carácter de las pipas utilizadas por los nobles de allí. La pipa de agua tiene la posibilidad de recibir una inversión más generosa que la espuma de mar vienesa y normalmente la recibe. No existe un modo tan costoso y elaborado de disfrutar de la hierba como éste. Tomar una pipa con el Gran Turco es una verdadera solemnidad real.



El narguile es una pesada pieza de maquinaria y posee adecuados asistentes dedicados para sus necesidades; su función es llevar la pipa dondequiera que se requiera y todos los accesorios utilizados por el fumador. El recipiente para el agua suele ser de vidrio suntuosamente cortado, o grabado y dorado, a veces de metales preciosos, decorados con esmaltes.
El tabaco se enciende en un recipiente en la parte superior de la pipa, generalmente de oro o plata y a menudo tachonado de piedras preciosas; el humo se introduce en el agua por medio del largo tubo del humo, que está hecho de cuero, cubierto de terciopelo y enriquecido con hilos de alambre de oro y plata. Estos tubos varían en longitud de cinco a diez yardas y la pipa de agua es a veces llevada a caballo detrás de un noble, que puede por este medio seguir disfrutando del lujo.* Un esfuerzo considerable de pulmón es necesario para sacar el humo a través del agua y el uso de la pipa de agua se dice que ha inducido tendencias de consumo en algunas personas.
* La construcción de este instrumento se describe detalladamente en Die Royaume de Siam, par Mons. De La Louvere, enviado de Luis XIV al rey de Siam, en 1687 y 1688, que la vio en uso en la corte de ese rey y que parece haber quedado muy impresionado con su novedad y esplendor. Los describe como provistos de muchas pipas, a través de las cuales las personas pueden fumar en compañía de un narguile.


Traducido de TOBACCO: ITS HISTORY AND ASSOCIATIONS por F. W. FAIRHOLT con 100 ILLUSTRATIONS BY THE AUTHOR. Londres, 1859.

Las imágenes pertenecen al libro mencionado.

_________________________________________________

Del libro THE TROPICS THIRTY THOUSAND MILES OF TRAVEL IN OCEANICA, AUSTRALASIA, AND INDIA por FRANK VINCENT, JR. (1875).
La ciudad sagrada de los Hindúes. Capítulo XIII.
Esta hookah bien merece una descripción. Descansaba sobre una bandeja de plata maciza de dos pies de diámetro, y su boquilla (una manguera flexible de veinte pies de largo, llamada nicha en indostaní) estaba cubierta de terciopelo rojo, con hilo de oro y plata. La cazoleta de plata, con una fantástica tapa en relieve, contenía el tabaco y el carbón encendido, que era en forma de bolas compuestas de carbón en polvo mezclado con agua y cocidas al sol. El pilar de plata, o más bien el tubo, sobre el cual se montó la cazoleta, tenía aproximadamente tres pies de altura, y todo el instrumento estaba bellamente modelado y cubierto con un grabado de arabescos. En la parte inferior de este tubo había un gran recipiente con forma de campana, que contenía agua de rosas, a la que estaba unida la manguera, a través de la cual se extraía, fumaba y perfumaba el humo del tabaco. La nicha terminaba en una hermosa boquilla de ámbar y plata.
"¿Por cuánto tiempo permanecerá encendida la pipa de agua de su alteza?" pregunté; porque los nativos no fuman continuamente, sino que se sientan y chismean y leen y cantan durante horas a la vez, teniendo las nichas en sus manos, pero tomando solo una bocanada ocasional. "Toda la noche", respondió el rajá; y agregó con un alegre brillo de ojos: "Mi narguile es más fuerte que yo, porque estoy tan fatigado en la noche que a menudo mientras fumo me duermo; pero mi fiel pipa nunca está cansada, porque siempre la encuentro encendida al despertarme" a la mañana."
Esto puede explicarse por el hecho de que la mayor parte del sueño de los nativos ricos se toma al mediodía y temprano en la tarde, durante el calor violento del día. Rara vez se retiran por la noche antes de las once o las doce, y siempre se levantan a las cinco de la mañana o al amanecer, por lo que son solo cuatro o cinco horas durante las cuales la cachimba del rajá permanece encendida.

Luego tuvimos media hora completa de nautch (1), tiempo durante el cual hablé casi incesantemente con el rajá a través de mi intérprete, el dialecto empleado era persa, la lengua de la corte de indostaní y una lengua con la que la mayoría de los nativos educados son familiares. Su alteza recientemente había estado ausente en una visita a Allahabad, donde también posee un palacio y jardines. Hizo la excursión por motivos religiosos y me dijo riendo que en esa ocasión había perdido su bigote. Allahabad, situada en la confluencia de los ríos Ganges y Jumna, es considerada una ciudad santa, y miles de peregrinos la visitan cada año. El cabello y la barba se cortan en la confluencia de los ríos, y por cada cabello que caiga en el agua sagrada, se otorgará un millón de años en el Paraíso. De ahí la visita del rajá.
El nautch había cesado, y después de los refrigerios se ordenó a dos músicos que entraran. Uno llevaba un been, y el otro una guitarra muy larga y de cuerpo pequeño. El been es uno de los instrumentos más singulares y primitivos, que se usó hace miles de años en Indostan. Consiste en dos calabazas huecas grandes, que están unidas por una caña de bambú de dos o tres pulgadas de diámetro y quizás seis pies de largo. Sobre este se extienden siete cables de diferentes tamaños, que se asemejan a los de un piano, y sobre estos el intérprete toca con la punta de los dedos. Ambos instrumentos eran capaces de producir buena música, pero los hombres siguieron rasgueando media docena de acordes una y otra vez de la manera más monótona y con un efecto casi insoportable.
Intercambié fotografías y autógrafos con el Maharaja, y tuve la satisfacción de verme en su magnífico álbum cubierto de perlas, en la distinguida compañía de Lord Mayo y algunos otros funcionarios del Imperio Indio Británico. Su alteza también me presentó una carta de presentación, escrita en persa, a un amigo que reside en Umritsur, y dijo que de buena gana me daría otras, pero que Agra, Lucknow, Delhi y Lahore eran todas ciudades mahometanas, y que él, siendo un Hindú, no conocía a ninguno de ellos, al menos no lo suficientemente como para pedirle favores a un estadounidense o un inglés. También prometió enviarme una hookah para fumar y un elefante para visitar algunas de las partes más interesantes de la ciudad.

Antes de despedirse, su alteza me pidió que le escribiera sobre mis futuros viajes, a qué carta contestaría; y agregó: "Si, mientras está en cualquier parte de la India, está en problemas, o necesita algo que esté en mi poder para otorgar, solo una solicitud por escrito será necesaria para obtenerla". El rajá también colocó sobre mis hombros una de las cintas del cuello bordadas con plata, y roció un poco de esencia de rosa en mi pañuelo, haciendo todo con mucha amabilidad y aparente sinceridad. "Adiós", concluyó, utilizando indudablemente la única frase en inglés de la que tenía un conocimiento. "Palagan Maharaj" ("Me inclino respetuosamente ante usted, honrado señor"), respondí en mi más amplio indostaní. Fue después de la medianoche cuando salimos del palacio de Karnatcha y regresamos al hotel a la luz de la luna, a través de largas avenidas de peepul (2) brillantes, nimbos plumosos y nudosos árboles de mango.

A la mañana siguiente, dos hombres, uno de ellos el propio hookah-burdar del rajá o preparador de pipas, llegaron al hotel con el narguile prometido, y poco después se anunció la llegada del elefante. La pipa de agua se parecía a la ya descrita. El humo era de un sabor muy suave pero agradable, enfriado y purificado por su paso a través del agua. El tabaco no se usa puro y sin adulterar, pero se agregan varias otras plantas y algunas especias y melazas. En consistencia, se asemeja al opio, o brea gruesa, y se llama goracco o pasta para fumar. Obtuve un informe de su preparación del encargado de la pipa. Las hojas de tabaco, que se cultivan extensivamente en todo Indostan, se machacan y se cortan muy bien. Luego se agregan la melaza, los plátanos y la canela, y la masa, bien mezclada, se mantiene al sol hasta que se produce la fermentación. A continuación se suministra un poco de almizcle, y la pasta, que tiene la consistencia de arcilla blanda, se convierte en grumos del tamaño del puño de un hombre, en cuyo estado se mantendrá durante años. Para dar sabor al humo, a veces se vierte agua de rosas en la "serpiente" o nicha, o el agua en el recipiente se perfuma mediante la adición de algunos aceites aromáticos. Tabaco y pipas de agua de buena calidad se venden muy baratos en los bazares; Hindúes, Magnates de todos los grados, y de hecho todos los nativos de la India, desde los brahmanes hasta los parias, son grandes fumadores, pero usan tabaco muy suave. Las pipas son de precios infinitamente diversos. El ryot (o campesino) paga solo dos pice (medio centavo) por su neriaul (pipa de agua hecha con un coco), mientras que la hookah de Su Majestad el Rey o Su Alteza, el Rajá, con incrustaciones de joyas y oro, a menudo cuesta tanto como mil rupias.
(1) Nautch: es uno de los varios estilos de danza popular, interpretados por muchachas.
(2) Peepul: árbol moráceo hindú, considerado como sagrado.


__________________________________________________


Humo oriental (Oriental smoke) escrito por PUFF para The New Monthly Magazine (1832).
En la India, una hookah, en Persia, una nargilly, en Egipto, una sheesha, en Turquía, una chibouque, en Alemania, una espuma de mar, en Holanda, una pipa, en España, un cigarro, los he probado todos. El arte del fumar es llevado por los orientales a la perfección. Teniendo en cuenta la desconfiada sospecha con la que los otomanos consideran la novedad, a veces me he sentido tentado a creer que las naciones orientales debían haber estado familiarizadas con el tabaco antes de que el descubrimiento de Raleigh lo introdujera en occidente; pero una travesía en el que me topé con el viejo Sandys indica lo contrario. Ese famoso viajero se queja de la mala calidad del tabaco en el Levante, lo que, según él, se debe a que  Turquía solo se abastece con los residuos de los mercados europeos. Sin embargo, el tabaco más selecto del mundo ahora crece en las costas de Siria. ¿Qué hicieron Ellos en el Este antes que fumaran? Desde los Pacha muy bienvestidos, con sus chibouques  enjoyadas con boquillas de ámbar, más largas que la lanza de un lancero, hasta el árabe vestido solo con un trapo azul, y fumando a través de un pequeño trozo de madera hueca tallada, hay, desde Estambul al Gran El Cairo, una única fuente de consuelo físico.

Si realiza una visita al Este, se le entrega una pipa con la misma regularidad que un sirviente en Inglaterra le coloca un asiento. La procesión de la pipa, en grandes casas, es sorprendente: los esclavos con vestidos llamativos avanzan en orden, con las chibouques encendidas en la boca agitándolas de un lado a otro; otros con jarrones de coloreados sorbetes,  rodeándolo  un doméstico superior, que lleva el café fuerte y ardiente en pequeñas tazas de porcelana sostenidas en marcos de filigrana de plata, todo colocado sobre un hermosa mesa cubierta con un manto rígido de satén blanco brillando con bordados dorados. En las audiencias públicas todo esto es un asunto de forma. "El honor de la pipa" demuestra la consideración que se le otorga. Lo tocas con los labios, lo devuelves, bebes una taza de café medio llena, te levantas y te retiras. Al día siguiente, un enjambre de funcionarios del hogar lo visitan por sus honorarios. Pero en visitas privadas, el lujo de la pipa es más apreciado. Un anfitrión se enorgullece del número y la belleza de sus chibouques, el tamaño y la claridad de la boquilla de ámbar, rica y sin mancha como un limón sirio maduro, el raro sabor de sus tabacos, la frecuencia de sus ofrendas de café y la delicada destreza con la que el agua de rosas se mezcla con los sorbetes afrutados. También en verano, la chibouque de madera de cerezo, traída de los Balcanes, se cambia por la pipa de jazmín más liviana de Damasco o Alepo, cubierta de seda color crema y con flecos de plata.

Las colinas de Laodicea celebrada por Strabo por sus vinos, ahora producen, bajo el nombre de Latakia, el tabaco más selecto del mundo. Desafortunadamente, este delicioso producto no soporta un viaje y pierde su sabor incluso en los mercados de Alejandría. Latakia puede compararse con un Chateau Margaux; Gibel, el producto de un rango de colinas vecinas, similar aunque con un sabor más fuerte, es un rico Port, y ocasionalmente llegará a Inglaterra sin lesiones. Este es el tabaco favorito de Mehemet Ali, el Pacha de Egipto. Nadie entiende el arte de fumar mejor que su Alteza. Su sheesha de plata, ricamente tallada, llevada por un brillante eunuco nubio, con un vestido escarlata y dorado, era una imagen para Stephanoff. El Chibouquejee del Virrey nunca tardó menos de cinco minutos en llenarle su pipa. El hábil devoto es consciente de cuánto depende el placer de la práctica de la habilidad con la que se llena la cazoleta. Por mi parte, a pesar de la alta autoridad del Pacha, le doy preferencia a Beirout, un tabaco del antiguo Berytus, más abajo en la costa, que me recordó siempre al Borgoña. Brilla cuando arde, emitiendo una llama azul brillante.

Todos estos tabacos son de un color muy oscuro. En Turquía hay un tabaco muy fino, que proviene de Salonica, en la antigua Tracia. Es de color amarillo claro, y puede compararse con el muy buen Madeira. Estos son los tabacos más selectos del mundo. El mejor Kanaster tiene un sabor pobre y plano después de ellos. La sheesha casi se parece a la hookah. En ambas se inhala una composición, en lugar de tabaco genuino. La nargilly también se usa con la serpiente, pero la pipa es de vidrio. En los tres, inhalas a través de agua de rosas. El científico devoto después de la debida experiencia, preferirá la chibouque turca. Debe poseer muchas, nunca usar la misma durante dos días seguidos, cambiar su cazoleta con cada pipa llena, dejar que la chibouque sea limpiada a diario y lavada exhaustivamente con agua de flores de naranjo. Todo esto requiere una gran atención, y la escasez y el costo del servicio en Europa evitarán que nadie, salvo un hombre de gran fortuna, fume a la manera oriental con perfecta satisfacción para sí mismo.


____________________________________________________
 

 


Fumando con narguile en una reunión del Club



Cómo fumar la pipa de agua
(pulse el botón izquierdo del ratón sobre la imágen para ir al enlace)

___________________________________________________

Narguiles del siglo XXI
Las modernas narguiles del diseñador libanés Sybille Abillama.


Para ver otros modelos del diseñador Abillama: http://www.atelier-sz.com